El objetivo es aliviar el sufrimiento provocado por la soledad en personas que se encuentran en situación de enfermedad avanzada mediante el acompañamiento de personas voluntarias.

  • ¿CÓMO LO HACEMOS?

    Ofrecemos acompañamiento por medio de personas voluntarias formadas. El programa promueve y construye una red comunitaria de atención en la que interactúan distintos agentes.

    Esta red comunitaria está formada por:

    • Entidades coordinadoras. Promueven y garantizan la implementación y la calidad del programa en un territorio relacionándose con todas las entidades implicadas y dinamizándolas.

    • Entidades cuidadoras. Ejemplos de entidades cuidadoras podrían ser un hospital, una residencia, un centro sociosanitario, un centro de salud o los servicios sociales. Aseguran la atención integral a las personas beneficiarias para conseguir su bienestar. Para ello, se responsabilizan de identificar a las personas en situación de soledad y sus necesidades, prescribir su acompañamiento por parte de los voluntarios, informar sobre su proceso evolutivo y realizar el seguimiento de su bienestar.

    • Entidades de voluntariado. Son las responsables de captar y formar a las personas voluntarias cuya función será acompañar a las personas que lo necesitan. Las entidades de voluntariado apoyan a los voluntarios en su labor diaria con programas de formación y seguimiento, garantizando así la calidad de los acompañamientos.

    • Entorno comunitario. Son aquellas otras entidades, instituciones y personas que crean conciencia social y sensibilizan sobre esta problemática, además de ayudar en la identificación de posibles situaciones en las que el programa podría ser de ayuda.


    Este acompañamiento es gratuito y se realiza de forma presencial o telemática, adaptándose a las necesidades de cada persona y momento.

    Esta iniciativa se puso en marcha en el año 2016 y no ha dejado de crecer: ya acompaña a más de 18.000 personas a través de un equipo de más de 800 voluntarios, con más de 150 entidades cuidadoras y más de 60 entidades de voluntariado. Queremos seguir acompañando y alentando a todos aquellos que lo necesiten porque creemos que sentirse acompañado en el momento final de la vida es un derecho de todos.

  • ¿DÓNDE LO HACEMOS?

    Allí donde sea necesario para que las personas se sientan mejor acompañadas: en su domicilio, en la residencia, en el centro hospitalario en el que se encuentren…

  • ¿CUÁLES SON LAS FUNCIONES DEL VOLUNTARIO?

    • Ofrecer apoyo emocional.

    • Estar con la persona y posibilitar el intercambio interpersonal.

    • Facilitar la socialización.

    • Acompañar, facilitar gestiones, colaborar en rutinas diarias (ABVD) diferentes a las que pueden ofrecer los profesionales: acompañar a las visitas médicas, acompañar en los paseos al aire libre, etc.

    • Fomentar y compartir aficiones, y promover otras actividades lúdicas, intelectuales, culturales, etc.

  • ¿DÓNDE ESTAMOS?

    Actualmente, el programa cuenta con 13 redes repartidas en 7 comunidades autónomas.

    Además, las comunidades autónomas de Madrid, Cataluña, País Vasco y Andalucía cuentan con más de una red de atención.

    • Andalucía

      • Cádiz - Cruz Roja Española

      • Sevilla - Centro de Humanización de la Salud. Religiosos Camilos

    • Canarias

      • Tenerife - Cruz Roja Española

    • Castilla y León

      • Salamanca - ACPD (Asociación para el Desarrollo de los Cuidados Paliativos y el Tratamiento del Dolor de Castilla y León)

    • Cataluña

      • Barcelona - Parc Sanitari Sant Joan de Deu

      • Granollers - Creu Roja

      • Sant Boi - Grup Mutuam

    • Ceuta

      • AECC (Asociación Española Contra el Cáncer)

    • Comunitat Valenciana

      • Castellón - Cruz Roja Española

    • Madrid

      • Centro de Humanización de la Salud. Religiosos Camilos

      • Hospital San Rafael

    • País Vasco

      • Santurce - Hospital San Juan de Dios de Santurtzi

      • Vitoria - Vivir con voz propia

  • HABLAN
    LOS TESTIMONIOS

    • La voz de las personas acompañadas

      «Me escucha. Le puedo explicar cosas que a otras personas no podría, me costaría más. Me da soporte social»
      Beneficiaria del programa, 42 años.

    • La voz de las personas voluntarias

      «La decisión de acompañar como voluntaria en este proyecto es sin lugar a dudas una de las mejores decisiones que he podido tomar. Es una experiencia enriquecedora, me siento plena de gratitud y admiración»
      Voluntaria del programa, 43 años.