«Nuestro dispositivo permite diagnosticar el riesgo de parto prematuro con una fiabilidad de hasta el 90 %»

Rubén Molina

  • RESULTADO DESTACADO

    El parto prematuro, antes de las 37 semanas de gestación, es un problema de salud perinatal importante en todo el mundo y una de las mayores causas de discapacidad o muerte del bebé. Por ello, en los países industrializados, cuando una mujer embarazada de siete meses o menos acude a urgencias con contracciones, se le realiza rápidamente un test para saber si está de parto, a menudo se la hospitaliza y se le administran fármacos para tratar de reducir el posible impacto del parto prematuro en el bebé.

    El problema es que, en un porcentaje muy elevado de casos hospitalizados, se trata de una falsa amenaza de parto prematuro. Los test actuales que se aplican en clínica dan alrededor del 70 % de falsos positivos, lo que hace que la mujer esté ingresada de media unos siete días, con un coste para el sistema sanitario de 21.000 euros. En Innitius, hemos desarrollado una tecnología que permite realizar un test diagnóstico con el 90 % de fiabilidad. Se trata de una sonda intravaginal que mide los cambios en el tejido del cuello del útero para diagnosticar si existe o no riesgo de parto prematuro en los siete días siguientes tras el test. En 2020 empezaremos a realizar ensayos clínicos en distintos hospitales de España con nuestro dispositivo.

  • INVESTIGADOR

    • Rubén Molina
      CEO de Innitius, spin-off de la Universidad de Granada y del Servicio Andaluz de salud