«Identificar antes quién tiene riesgo de desarrollar alzhéimer permite aplicar estrategias de prevención»

José Luis Molinuevo

  • RESULTADO DESTACADO

    A partir de los 40 años, empezamos a experimentar cambios cognitivos, y ciertas personas tienen la sensación de que sus capacidades "empeoran". En algunas, ese aparente empeoramiento es un cambio fisiológico propio del proceso de envejecimiento, pero en otras tiene trascendencia patológica. Con el objetivo de poder identificar qué puede determinar en personas mayores de 60 años con declive cognitivo un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad neurodegenerativa, lanzamos un estudio para validar una serie de características clínicas que comportan mayor riesgo al respecto, de modo que el médico que atiende a esos pacientes pueda detectarlas rápidamente y realizar un seguimiento más preciso.

    Hasta el momento, además, el diagnóstico de la enfermedad se basaba en evaluar visualmente la acumulación de beta-amiloide con una tomografía por emisión de positrones (PET) del cerebro del paciente, para ver si era compatible con un sustrato de alzhéimer. Pero ese es un criterio subjetivo. Por ello, se han empezado a introducir medidas cuantitativas para medir la cantidad de amiloide depositado. Nuestro trabajo ha permitido determinar el umbral a partir del cual podemos identificar de forma precoz que la proteína beta-amiloide se está acumulando y que, por lo tanto, el paciente está en riesgo de sufrir la enfermedad. Esto abre la puerta a ampliar el número de personas candidatas a estrategias de prevención .

  • INVESTIGADOR

    • José Luis Molinuevo
      Director científico del programa de prevención del alzhéimer del Barcelonaβeta Brain Research Center, Barcelona