«Si somos capaces de reducir la acumulación de neuromelanina en las neuronas, podríamos evitar la progresión de la enfermedad de Parkinson»

Miquel Vila

  • RESULTADO DESTACADO

    El 1 % de la población mundial mayor de 60 años padece párkinson, un trastorno neurodegenerativo incurable cuyo principal factor de riesgo es la edad. Se desarrolla cuando las neuronas que producen dopamina, ubicadas en una región del cerebro denominada sustancia negra, con el tiempo empiezan a acumular un pigmento oscuro en su interior, similar a la melanina de la piel, hasta que degeneran y mueren.

    Para poder estudiar si la acumulación progresiva de este pigmento afecta al funcionamiento y la supervivencia de la neurona, desarrollamos un modelo animal capaz de producir neuromelanina similar a la que se acumula en los cerebros humanos envejecidos. En estos animales observamos que, cuando esta acumulación que ocurre con la edad superaba un cierto umbral, las neuronas empezaban a degenerar y el animal desarrollaba características propias de la enfermedad de Parkinson. A continuación, intentamos reducir los niveles de acumulación del pigmento para evitar esa degeneración de las neuronas y, así, poder tratar, o incluso prevenir, la enfermedad a través de distintas estrategias: herramientas farmacológicas, terapia génica o aplicación de ultrasonidos transcraneales.

  • INVESTIGADOR

    • Miquel Vila
      Investigador ICREA en el Vall d’Hebron Instituto de Investigación (VHIR), Barcelona